Haga clic aquí para ver este recurso en español

Latinx children show higher rates of mental illness and suicidal thoughts than other children their age. As parents and caregivers, to help and support them, we first must understand some of the reasons Latinx children are impacted at higher rates than other groups.

  1. Acculturation is the process through which a person changes when they are exposed to a different cultural group. This process can lead to acculturative stress that comes from an attempt to adapt to the new culture and balance the cultural differences.
    1. Acculturation gap: This is a difference between parents and kids on their rate of acculturation, such as when children learn English faster than their parents do. This can cause intergenerational conflict, deepen the loss of cultural values, and strip parents of authority. 
    2. School belonging: Latinx children may feel like they do not fit in with their U.S. peers. Difficulty developing a connection to the school environment negatively affects children’s academic outcomes and increases their likelihood of dropping out.
  2. Discrimination affects children’s physical and mental health. Unfortunately, according to the Pew Hispanic Center, Latinx are one of the ethnic groups that most often experience discrimination.
    1. Peers: Latinx children often report discrimination from peers. This includes having their nationality or documentation questioned, being made fun of for their accents or skin color, being excluded, or even physically assaulted.
    2. Schools: Institutional discrimination often happens in schools. For example, immigrant children are placed in ELL (English Language Learner) programs without determining individual needs (such as placement in advanced classes, or in the case of a disability the creation of an individualized education program (IEP). Additionally, teachers may have lower expectations for Latinx children, and they may not receive the same resources as others. Finally, evidence points to Latinx children facing more discipline than children from other groups. 
    3. Laws and systems: Laws in place, such as those that prohibit bilingual education, ethnic studies, or require undocumented students pay out-of-state tuition in college, increase discrimination against immigrant children and their families.
  3. COVID-19 has affected the Latinx community at higher rates than other groups. Unfortunately, children can sense and feel the stress adults feel in the home, leading to an increase in mental health difficulties during this pandemic.
    1. Numbers: Latinx and Black people become infected with COVID-19 at three times the rate of White, Non-Hispanics and are two to three times more likely to die, according to the Centers for Disease Control and Prevention (CDC).
    2. Inequities in health care: These inequities existed before the pandemic. There are many obstacles to Latinx receiving equitable medical care, such as lack of insurance, language barriers, and distrust in the system. For example, many in the community had to have local government or CDC COVID-19 information translated by their children, who did not have the training or knowledge to do so. Being essential workers and living in multigenerational homes only increased the risk of this group during the COVID-19 pandemic.
    3. Unemployment: Around half (49%) of Hispanics say they or someone in their household has taken a pay cut, lost a job, or both because of the COVID-19 pandemic, compared with 33% of all U.S. adults. Unfortunately, due to documentation status, many did not qualify for government aid or were fearful to accept resources. 
  4. Distance learning was especially difficult for many Latinx children.
    1. Technology: Many families could not afford to purchase necessary technology for distance learning (computers, tablets, Wi-Fi) at a time when paying for basic needs was a priority. Many kids also had to share their materials and learning space with their siblings. 
    2. Language: Latinx children had to be their own advocates for school, as many parents do not speak English, making learning feel more stressful and isolating.
    3. Teen employment: Some teens took on jobs if their undocumented parents were left unemployed. Therefore, school was no longer a priority during the pandemic.

How can parents and caregivers help? 

  1. Stay connected to your child’s school. Identify a staff member who can help you navigate the school system and set up meetings with school officials. Know the name of your child’s teachers, important dates at school, and attend after-school events when possible. Do not hesitate to be an advocate for your child if their academic needs are not being met. If you are not proficient in English, under the Elementary and Secondary Education Act, schools must provide language assistance and information in a language that the parent can understand. 
  2. Have your child join after-school activities. School clubs or sports help increase children’s feeling of belonging to the school. Additionally, it helps them meet peers with similar interests. This creates protection against discrimination and helps children stay active, which is helpful for mental health.
  3. Teach your child about ethnic-racial socialization. Talk to your kids about your ethnic and racial heritage and traditions to create a sense of belonging and pride around their ethnic/racial group. As a family, you can practice traditions, learn or practice Spanish, or eat traditional foods together. Additionally, prepare your kids for possible experiences of discrimination by having open, honest conversations. Discuss ways they can respond and the right people they can talk to in those situations. 
  4. Limit access to adult information. Be aware of what news your children are listening to or watching, and limit if necessary. While you should be honest about family stressors, it is important you share at your child’s developmental level. Be mindful that you are not oversharing information that can cause more stress and lead to a sense of loss of control. 
  5. Talk to your child about emotions. Having regular conversations with your child can help you develop a relationship of trust and connection with one another. Normalize emotions as a human experience and create an environment where they are comfortable sharing how they feel. 
  6. Learn the signs of mental health concerns. Knowing what to look for can alert you of your child’s silent struggles. Withdrawing or avoiding social interactions, persistent sadness that lasts for more than two weeks, trouble sleeping, changes in appetite, outbursts, uncommon or extreme irritability, and negative changes in behavior that are hard to explain among others, can be signs that your child may be experiencing a mental health disorder. 

 

en español

Obstáculos que enfrentan niños Latinx y como ayudarlos

By: Ariana Hoet, PhD, Lorena Asadi, LISW-S & Vivian Herrera 

 

Los niños Latinx muestran porcentajes más altos de enfermedades mentales y pensamientos suicidas que otros niños de su edad. Para ayudarlos y apoyarlos, primero debemos comprender algunas de las razones por las que los niños latinos se ven afectados a porcentajes más altos que otros grupos.

  1. La aculturación es el proceso a través del cual una persona cambia cuando está expuesto a un nuevo grupo cultural. Este proceso puede conducir a un estrés aculturativo que proviene de un intento de adaptarse a la nueva cultura y equilibrar las diferencias culturales.
  • Brecha de aculturación: Una diferencia entre padres e hijos en su aculturación, como cuando los niños aprenden inglés más rápido que sus padres. Esto puede causar conflictos intergeneracionales, profundizar la pérdida de valores culturales y quitar autoridad a los padres.
  • Pertenencia a la escuela: Los niños Latinx pueden sentir que no encajan con sus compañeros estadounidenses. La dificultad para desarrollar una conexión con el entorno escolar afecta negativamente los resultados académicos de los niños y aumenta su probabilidad de dejar la escuela antes de graduarse.
  1. La discriminación afecta la salud física y mental de los niños. Desafortunadamente, los latinos son uno de los grupos étnicos que más a menudo sufren discriminación.
    • Otros niños: Los niños Latinx frecuentemente reportan discriminación por otros niños. Esto incluye cuestionar su nacionalidad o documentación, burlarse de ellos por su acento o color de piel, ser excluido o incluso agredido físicamente.
    • Escuelas: la discriminación institucional a menudo ocurre en las escuelas. Por ejemplo, los niños inmigrantes se colocan en ELL (programas para aprender Inglés) sin determinar las necesidades individuales (como la colocación en clases avanzadas, o en el caso de una discapacidad la creación de un programa de educación individualizado [IEP]). Además, los maestros pueden tener expectativas más bajas para los niños Latinx y es posible que no reciban los mismos recursos que los demás. Finalmente, la evidencia apunta a que los niños Latinx enfrentan más disciplina que los niños de otros grupos.
    • Leyes y sistemas: Las leyes, como las que prohíben la educación bilingüe, los estudios étnicos o requieren que los estudiantes indocumentados paguen matrículas universitarias fuera del estado en la universidad, aumentan la discriminación contra los niños inmigrantes y sus familias.
  1. COVID-19 ha impactado a la comunidad latina en porcentajes más altos que al grupo mayoritario. Desafortunadamente, los niños pueden sentir el estrés que sienten los adultos en el hogar, lo que lleva a un aumento de las dificultades de salud mental durante esta pandemia.
    • Números: Las personas Latinx y Negras se infectan con COVID-19 a un porcentaje 3 veces mayor que el grupo blanco no hispano y tienen 2-3 veces más probabilidades de morir (CDC)
  • Desigualdades en el cuidado de la salud: Estas inequidades existían antes de la pandemia. Existen muchos obstáculos para que la comunidad Latinx reciba atención médica equitativa, como la falta de seguro, las barreras del idioma y la desconfianza en el sistema. Por ejemplo, muchos en la comunidad tuvieron que depender que la información del gobierno local o del CDC acerca del COVID-19 fuera traducida por sus hijos, quienes no tenían la capacitación o el conocimiento para hacerlo. Ser trabajadores esenciales y vivir en hogares multigeneracionales aumentó el riesgo de este grupo durante la pandemia de COVID-19. 
  • Desempleo: Alrededor de la mitad (49%) de los hispanos dicen que ellos o alguien en su hogar ha recibido un recorte salarial, perdió un trabajo, o ambos debido a la pandemia de COVID-19, en comparación con el 33% de todos los adultos estadounidenses. Desafortunadamente, debido al estatus migratorio, muchos no calificaron para la ayuda del gobierno o temían aceptar recursos.
  1. Elaprendizaje a distancia: fue especialmente difícil para muchos niños Latinx.
    • Tecnología: muchas familias no tenían los recursos para pagar la tecnología necesaria para el aprendizaje a distancia (computadoras, tabletas, Wi-Fi) ya que pagar las necesidades básicas era la prioridad. Muchos niños también tuvieron que compartir sus materiales y espacio de aprendizaje con sus hermanos.
    • Idioma: Los niños Latinx. tuvieron que ser sus propios defensores de la escuela, ya que muchos padres no hablan inglés, lo que hizo que el aprendizaje fuera más estresante y aislado.
    • Empleo de adolescentes: algunos adolescentes aceptaron trabajos debido a que sus padres indocumentados se quedaron desempleados. Por lo tanto, la escuela dejó de ser una prioridad durante la pandemia.

¿Cómo pueden ayudar los padres? 

  • Manténgase conectado con la escuela de su hijo/a: Identifique a un miembro del personal que pueda ayudarlo a navegar el sistema escolar y programar reuniones con el director, maestros, y personal administrativo. Conozca el nombre de los maestros de su hijo/a, las fechas importantes en la escuela y asista a eventos después de la escuela cuando sea posible. No dude en defender a su hijo/a si no le satisfacen sus necesidades académicas. Si no domina el inglés, según la Ley de Educación Primaria y Secundaria, las escuelas deben brindar asistencia e información en un idioma que los padres puedan entender.
  • Haga que su hijo participe en actividades extracurriculares. Los clubes escolares o los deportes ayudan a aumentar el sentimiento de pertenencia de los niños a la escuela. Además, les ayuda a conocer compañeros con intereses similares. Esto crea protección contra la discriminación y ayuda a los niños a mantenerse activos, lo cual es útil para la salud mental.
  • Enséñele a su hijo sobre la socialización étnico-racial: Hable con sus hijos sobre su herencia y tradiciones étnicas y raciales para crear un sentido de pertenencia y orgullo por su grupo étnico / racial. En familia, pueden practicar tradiciones, aprender o practicar español, y comer comidas tradicionales juntos. Además, prepare a sus hijos para posibles experiencias de discriminación manteniendo conversaciones abiertas y honestas. Hable de las formas en que pueden responder y las personas adecuadas con las que pueden hablar en esas situaciones.
  • Limite el acceso a la información para adultos: esté al tanto de las noticias que consumen sus hijos y limítelas si es necesario. Si bien es importante que sea honesto acerca de los factores estresantes familiares, es importante que los comparta al nivel de desarrollo de su hijo/a. Trate de no compartir demasiada información que pueda causar más estrés y provocar una sensación de pérdida de control. 
  • Hable con su hijo sobre las emociones: Tener conversaciones regulares con su hijo/a puede ayudarlos a desarrollar una relación de confianza y conexión entre ellos. Normalice las emociones como una experiencia humana y cree un entorno en el que se sientan cómodos compartiendo cómo se sienten.
  • Conozca los signos de problemas de salud mental: Saber qué buscar puede ayudar a reconocer las luchas silenciosas de su hijo. Retirar o evitar las interacciones sociales, la tristeza persistente que dura más de dos semanas, los problemas para dormir, los cambios en el apetito, los arrebatos, la irritabilidad poco común o extrema y los cambios negativos en el comportamiento que son difíciles de explicar, entre otros, pueden ser signos de que su hijo puede estar experimentando un trastorno de salud mental.